Somos los guías de un maravilloso safari
que realizaremos juntos durante un período
de tiempo que cambiará para siempre la
forma de habitar del cliente y de su entorno
familiar y social.

ALARIFE ARQUITECTOS.
Somos Ramón y Antonio (1971, Málaga y Huelva) Nos encontramos aquel otoño de 1989
en suntuoso internado universitario sevillano, escondido entre naranjos y envuelto en un
aroma de azahar inolvidable.

La primera mañana emprendimos camino hacia la cercana Escuela Técnica Superior de Arquitectura, iniciándonos en un ritual que seguiríamos hasta 1996.

Hasta la misma tarde que aprobamos el Proyecto Fin de Carrera no fuimos concientes de que habíamos adquirido algo mucho más importante que el título de Arquitecto.

Habíamos aprendido las artes de la pintura, la escultura y la arquitectura; aprendimos de los maestros clásicos, de los modernos y de los que se apuntaban a las vanguardias.

Habíamos comprendido los más complejos métodos de cálculo y análisis de suelos y estructuras; los sismos, las cargas, las deformaciones… las matemáticas, la física, la geometría…

Y habíamos estudiado los materiales y las técnicas constructivas más variadas usadas por el ser humano; el adobe, la cerámica, el hormigón, el acero… cimentaciones con troncos de madera, con inyecciones de resina a alta presión… el muro de carga, la celosía estérea de acero, el panel de hormigón arquitectónico…

Fue aquella misma tarde y tras una breve conversación cuando vimos que todo lo aprendido necesitaba ser dispuesto bajo un determinado patrón; una nueva partitura en la que sonasen todos los instrumentos bajo una batuta; el guión de una historia en la que cada concepto aprendido fuese protagonista de la vida profesional que estaba a punto de empezar.

Y así creamos Alarife Arquitectos.

No somos diseñadores de viviendas.
No somos constructores de viviendas.
No somos vendedores de viviendas.

Sería pretencioso por nuestra parte reconocernos como partícipes del arte de la Arquitectura; nos reconocemos como profesionales que utilizamos la Arquitectura como parte de nuestro saber y la aplicamos en los encargos de nuestros clientes.

 

El desempeño profesional que en estos veinticinco años hemos aplicado en Alarife Arquitectos va más allá de lo aprendimos en la Escuela de Arquitectura.

Trabajar con clientes profesionales (hoteleras, promotoras de viviendas, organismos oficiales, entidades financieras) nos supone un reto en el que hemos de conjugar factores esenciales para ellos que están fuera del arte académico de la Arquitectura: presupuesto, plazo y coste final.

Trabajar para clientes particulares creando sus viviendas a medida elevan nuestra profesión de Arquitecto a un nivel de exigencia superior; al plano de trabajo que surgió aquel día que obtuvimos nuestro título: al Arte de Habitar.

Nuestro trabajo no sólo consiste en realizar el proyecto ajustado a las necesidades del cliente y seguirlo en la obra.

El cliente que se acerca a Alarife Arquitectos es consciente de que va a realizar un viaje apasionante y necesita un guía; va a emprender el safari de su vida, y nosotros somos los guías que le vamos a acompañar a realizar las fotos que desea llevarse de vuelta a su lugar de origen.

El cliente sabe cómo quiere su casa, pero durante el camino se introducirá en asuntos que desconoce por completo: normativa urbanística, costes de construcción, importe de licencias de obra, costes de enganche con compañías suministradoras, contrato con los constructores, materiales a emplear, cimentación a realizar, orientación de la vivienda, eficiencia energética, liquidación del contrato de obras, legalización de la vivienda… toda una maraña de gestiones que pueden llegar a producir miedo o ansiedad en el cliente, y algunas veces el desánimo.

Es aquí donde el cometido de Alarife Arquitectos alcanza su máximo alcance, llegando a convertirnos en los guías de maravilloso safari que realizaremos juntos durante un período de tiempo que cambiará para siempre la forma de habitar del cliente y de su entorno familiar y social.

Antonio Guerra  / Arquitecto, Socio Fundador.

Un equipo multidisciplinar preparado para cualquier encargo.

El desempeño profesional que en estos veinticinco años hemos aplicado en Alarife Arquitectos
va más allá de lo aprendimos en la Escuela de Arquitectura.